Para una buena salud mental


Son muchas las situaciones que hay que tener en cuenta para no deteriorar nuestra salud mental.
Si sometemos a nuestro organismos a excesos de cualquier tipo nuestro cuerpo tarde o temprano se resentirá. Lo mismo ocurre con la mente. Si una persona va adquiriendo hábitos nocivos que perjudiquen a la mente, ésta reaccionará enfermando.
Veamos algunos puntos que tenemos que tener en cuenta para mantener la salud mental.

1.- Sentirse amado por alguien y sentir que amas a alguien.
La mejor manera de amar a los demás es queriéndose uno mismo, con sus defectos e inconvenientes. Tenemos que aprender a querernos maduramente para luego compartir ese amor con los que nos rodean. Uno de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta para la salud mental es el sentirnos amados por alguien. Quien no se siente amado no puede amar.
Haz una lista de las personas que te quieren y otra de las personas a las que tú quieres.

2.- Aprende a encajar los problemas y dificultades de la vida. Ten aguante.
Cualquier vida humana tiene sus problemas e inconvenientes. Muchas veces pensamos que nosotros somos los únicos que sufrimos y padecemos mil y una calamidades. Es verdad que a cada uno le duele lo suyo, pero no por ello vamos a tirar la toalla y dejar de luchar.
No dejes que los problemas te hundan la vida, hunde los problemas con tu vida.
Escribe cuáles son los problemas que tienes actualmente y escribe tres posibles soluciones para cada uno de ellos.

3.- Sé una persona flexible ante ti mismo y las situaciones de la vida.
Hay muchas personas que se deterioran psíquicamente porque no son flexibles. Tienen sus valores fijos que son incapaces de adaptarlos a su realidad concreta. Nadie te pide que dejes tus valores, lo que es importante es saber, sin renunciar a ellos, adaptarlos al momento en el que vivimos día a día.
Escribe en qué cosas no eres flexible y por qué.

4.- Hacer las cosas con sentido.
Hay personas que hacen las cosas sin entusiasmo, “porque hay que hacerlas...” Ten proyectos e ilusiones. Anímate con cosas nuevas que te ayuden a sentirte vivo. No hagas las cosas con desganas. Mira que las cosas que hagas sean útiles para alguien.
La rutina es una de las situaciones que más problemas nos crean.
Escribe las cosas que disfrutas haciéndolas y el por qué...

5.- Sé creativo.
Inventa nuevas cosas y nuevas formas de hacer las cosas. Normalmente las personas creativas no se deprimen fácilmente porque buscan recursos dentro y fuera de sí mismos y esto les sirve para sentirse valorados y con un proyecto en la vida.
Escribe cómo has solucionado las situaciones difíciles de tu vida con creatividad.

6.- Tener un sentido para la vida.
Si antes decíamos que teníamos que tener sentido para hacer las cosas, no hacer cosas a lo loco, ahora vemos que también es muy importante que nuestra vida globalmente considerada necesita tener un sentido para poder vivir. ¿Qué sentido tiene tu vida?