¿Sabes organizar tu vida?

Muchos problemas personales y familiares ocurren por no saber organizarse. Hay situaciones graves que se producen porque las personas no tienen claro qué es lo que quiere y cómo lo quieren.

Normalmente cuando nos organizamos las cosas nos salen bien. Rutinariamente nos organizamos sin darnos cuenta: ¿Qué hago hoy de comer...? Voy a comprar los productos que necesito para hacer la comida, etc.
También necesitamos organizarnos interiormente y en nuestras relaciones con los demás.

Organizarnos es una tarea dirigida a anticipar y asegurar que lo que necesitamos que suceda se cumplirá. Para ello, realizamos una serie de previsiones y cálculos, con sus correspondientes actividades.

Los principales factores que influyen en la organización personal tanto interior como exterior son:
- Saber qué es lo que se quiere conseguir.
- Planificar bien el cómo conseguirlo.
- Realizar las tareas que nos hemos propuesto.
Estos pasos también tenemos que darlos a la hora de nuestro desarrollo y crecimiento personal y en nuestras relaciones con los demás.

Los pasos a seguir para aprender a organizarnos son:

1.- Tener bien claro qué queremos lograr o conseguir. Si no tenemos el objetivo bien claro es bastante probable que no consigamos lo que nos proponemos. Un objetivo puede ser:
“voy a dialogar con personas con las que no tengo mucha relación...”
2.- Hay que poner un tiempo límite para conseguir ese objetivo: “esto intentaré hacerlo en los próximos tres meses”.
3.- ¿Qué ganas reales tengo de lograr esto? ¿Realmente estoy interesado en conseguirlo?
En el caso de que no estés muy motivado lo mejor es darse más tiempo para conseguir el objetivo propuesto.
4.- ¿Cómo hago lo que me he propuesto?: “Voy a intentar hacerme el encontradizo con las personas antes de misa y saludarlos y preguntarles cómo han pasado la semana...”

Estos cuatro pasos los podemos realizar en cualquier tema que queramos. Es muy importante tener claros estos tres momentos.

¿Por qué hay personas que no quieren planificar su vida?
- Por cobardía. Piensan siempre que no lograrán los objetivos que se propongan...
- Por complejos. Creen que siendo como son nunca avanzarán en lo que realmente quieren
- Por miedo. Creen que si son rechazados en un primer momento no lograrán el objetivo propuesto.
- Por ignorancia. Se dan cuenta de que no son felices tal y como son, pero en lugar de buscar soluciones reales lo que hacen es estar solamente quejándose de sus sufrimientos.
- Por miedo al qué dirán los demás. Cuando uno no tiene las cosas claras le importan mucho lo que los demás puedan decir sobre su persona.

Si las personas dedicarán más tiempo a organizarse en todos los aspectos, seguro que vivirían mejor ellos y las personas que le rodean.