LAS PERSONAS PERFECCIONISTAS

Las personas que adoran las cosas y las situaciones perfectas normalmente sufren ellas mismas y hacen sufrir a los demás. Son además personas difíciles de soportar ya que muchas veces exigen a los demás que les imiten en lo que ellos hacen.

Ser perfecto en todo es una actitud que pretende que todo alcance el grado de perfección más elevado, sin dar lugar al más mínimo error. No es que intente hacer las cosas sino que todo tiene que salir perfecto.

Las personas perfeccionistas normalmente lo son en todos los ámbitos de su vida: familia, trabajo, relaciones, etc. Los que están alrededor de esas personas sufren sus efectos más inmediatos: enfados, estrés, agobios, etc.

Ser perfeccionista sin vivirlo con tensión puede ser beneficioso en algunos momentos de la vida, pero mantener esa actitud constante no ayuda en nada a las personas que lo padecen y mucho menos a las personas que le tienen que soportar.

¿Cómo podemos saber si eres perfeccionista?

1.- Esto lo descubrimos cuando SIEMPRE pedimos que todo y todos sean perfectos. Esta exigencia no nos ayuda en nada sino que nos destroza interiormente pues vemos que los demás no ven las cosas como nosotros y se producen constantes enfrentamientos.

2.- Las otras personas se ponen en tensión cuando ellos valoran lo que han hecho. El perfeccionista reprocha a los demás que no lo hacen de manera perfecta como lo haría él.

3.- Son perfeccionistas en asuntos de escasa trascendencia cuando en realidad no saben establecer prioridades en los temas. Para ellos todo es trascendental olvidándose que hay muchas cosas en la vida que no tienen mayor importancia.


¿Cómo relacionarnos con las personas perfeccionistas?

1.- No pierdas el tiempo en discutir con perfeccionistas equivocados.
2.- Ten en cuenta que los perfeccionistas se sienten permanentemente frustrados por los errores, sean reales o supuestos de los demás. Su permanente nivel de exigencia (todo tiene que ser perfecto al 100%), acaba por enfrentarles a los demás.
3.- Los perfeccionistas van quedando aislados porque los que le rodean no están dispuestos a aguantarles.
4.- No hay que discutir con los perfeccionistas. Lo mejor es callarse, eso les hará pensar.El silencio es una buena arma para hacer reflexionar a este tipo de personas.


¿Qué hacer para ir superando el perfeccionismo?

1.- Ir aceptándonos y aceptar a los demás como son. Estamos en un mundo imperfecto donde cada uno hace lo que puede para ser feliz. Intenta ser flexible contigo y con los otros.

2.- Intenta que tus relaciones con los demás sean fluidas y respetuosas.

3.- Aunque seas perfecto (nunca llegaremos) , si no eres flexible con los demás serás inaguantable.

4.- Vete dándote cuenta que todas las cosas de la vida no tienen la misma importancia. Pon cada cosa en su lugar.

5.- Evita conflictos poco útiles.