SAN JOSÉ EN LA BIBLIA: HOMBRE, PADRE, ESPOSO Y SANTO



Cuando hablamos de San José, distintas imágenes pueden saltar a la mente: la del anciano impotente custodio de María, la del carpintero, la del santo de la vara florida, etc. Lamentablemente ninguna de ellas describe con verdad quién fue San José.

San Pablo nos dice que Jesús se hizo en todo semejante a los hombres (Fil 2, 7). Esta semejanza real, excepto en el pecado, nos descubre a Jesús con todas las necesidades materiales, afectivas y sicológicas que tiene cualquier persona, entre ellas, la de tener un padre, un protector, un amigo, una figura masculina que le sirviera de modelo. Para todo ello Dios escogió a San José. Intentemos descubrir el porqué.

San José es nombrado pocas veces en la Biblia: (Mt 1-2; Lc 1-2; 3, 23; Jn 1, 45; 6, 24). En Mt 1, 16 dice que es hijo de Jacob, mientras que en Lc 3, 23 menciona que es hijo de Helí. La diferencia podría explicarse según la ley del levirato (Dt 25, 5-7), según la cual uno sería el padre biológico y el otro le habría dado el nombre. En todo caso, ambas genealogías (Mt 1, 1-17; Lc 3, 23ss) señalan que José es del linaje de David, que a su vez es hijo de Abraham, hijo de Adán. De esta manera es gracias a José que Jesús entra "legalmente" dentro de las alianzas celebradas con Adán, Noé, Abraham y Moisés, y todas sus implicaciones.

José era el prometido de María según la costumbre de Israel, en la cual la mujer era prometida acabando su niñez ycontraía matrimonio en su pubertad, mientras que el hombre en su adolescencia. El matrimonio se celebraba en 2 partes, siendo la primera el compromiso, que tenía valor de matrimonio aunque la mujer seguía habitando con sus padres, y no podía ser roto sino por el repudio, y siendo la segunda parte la cohabitación, que sucedía al cabo de un año más o menos. Durante este período María queda encinta y San José decide repudiarla (Mt 1, 19), pero como era "justo" decide hacerlo en secreto. El repudio debía hacerse según la normativa de Dt 24, 1-4, pero en el caso de embarazo hubiese sido interpretado como adulterio y se debía aplicar la lapidación (Dt 22, 21). De allí la decisión de hacerlo en secreto. Obrando de este modo, es lógico pensar que socialmente se hubiera atribuido la paternidad del niño a José, librando a María del descrédito y de la pena de muerte. La justicia de José por tanto va más allá de simplemente buscar cumplir la Ley (sobre la justicia ver (Mt 3, 15; 5, 6.10-11.20; 6, 1.33) y sobre los justos (Mt 10, 41; 13, 49; 23, 35; 25, 37.46; 27, 4.24)). La palabra griega que emplea el evangelio y se traduce por justo es "dikaios", que significa algo o alguien acorde con la voluntad de Dios. Actualmente diríamos un santo.

La comunicación de José se da por sueños, en ellos el Ángel del Señor le ordena lo que debe hacer (Mt 1, 20-21; 2, 13-14.19-22). La expresión "Ángel del Señor", es usual en el A.T. y representa a Dios mismo. José manifiesta obediencia y prontitud para cumplir el mandato divino.

José, como cualquier padre, tenía la responsabilidad de educar a Jesús en la fe (Dt 6, 4-7) y en la vida social (Lc 2, 51-52). Jesús era tenido por todos como hijo de José (Jn 1, 45; 6, 24). La tradición reconoce en José a un carpintero, aunque el evangelio emplea la palabra griega "tekton" que admite también otras acepciones, como obrero o artesano. Como su profesión era propia de gente con pocos medios económicos, era natural la sorpresa de los escribas al encontrar en Jesús una dominio de la ley impropio de la gente de origen humilde (Lc 2, 47; Jn 7, 15.46).

¿Qué virtudes pudo inculcar San José a Jesús?
¿Qué puede enseñar San José al hombre moderno?