¿Qué es un símbolo?

El símbolo es un ser u objeto que representa un concepto abstracto, invisible, por alguna semejanza o correspondencia. Así, el perro es símbolo de fidelidad; la balanza, de justicia; el cetro, de autoridad; la bandera, de la patria; el ramo de olivo, de la paz; etc. Podemos decir que un símbolo es una realidad (una persona o cosa) que nos acerca a otra realidad más profunda: viendo algo material nos lleva a un concepto no material.

En todas las culturas existen símbolos para poder expresar las realidades no materiales. Hay símbolos que aparecen en la Biblia que se han extendido a otras culturas. El simbolismo del arco-iris ha llegado a universalizarse, pero tiene su origen en la promesa de Dios a Noé de que nunca más sobrevendría otro diluvio. Y hay muchos otros símbolos que aparecen en la Biblia y que se han introducido en las distintas expresiones de las culturas.

En la Biblia hay símbolos que pueden significar distintas cosas a la vez: el fuego puede significar purificación: 1 Pe 1,7 pero también de juicio: Is 31, 9; Is 66,24. El agua puede simbolizar lavamiento moral: Ef 5,26 , pero también la salvación: Jn 4,14 o la vida abundante dada por el Espíritu Santo Jn 7,38-39. En el aceite, por su uso original para la unción de sacerdotes y reyes, se ha visto siempre un símbolo del Espíritu Santo, pero no faltan textos en los que se usa como un símbolo de sanidad: Is 1,6 o de alegría: Is 61,3. Ante esta variedad de significados tenemos que ver cuál es el que más se adapta al contexto.

Generalmente se establecen tres clases de símbolos:
objetos materiales,
hechos milagrosos
y elementos de visiones proféticas.

Ejemplo de objeto material:

El arca de la Alianza colocada en el lugar santísimo del Templo: Ex 25. El arca contenía las tablas de la ley: Ex 25,16, 21, una ley santa, inviolable, perenne. Por eso la madera del arca era de óptima calidad que aseguraba su duración. La ley era un tesoro moral; no es extraño que el arca estuviese totalmente recubierta de oro.

Ejemplo de hechos milagrosos:

Los seres u objetos milagrosos simbólicos no abundan en la Biblia; pero los pocos que hallamos en sus páginas son altamente sugestivos. El querubín con la espada ardiendo a la puerta del Edén Gn 3,24 es símbolo de ruptura en la comunión del hombre con Dios. La zarza ardiente que vio Moisés en el Horeb (Ex 3,2) es símbolo de la presencia soberana y de la santidad de Dios. La columna de nube y fuego que día y noche iba delante de los israelitas Ex 13,21,22, es signo de la protección y dirección de Dios.

Ejemplo de visiones proféticas:

Son muy numerosos aunque muchos de ellos son difíciles de interpretar porque fueron escritos en culturas determinadas y mentalidades concretas, que aún no somos capaces de descifrar. Podemos ver cómo comienza el ministerio de Isaías en Is 6; en la visión que tiene Isaías aparecen varios objetos de un simbolismo impresionante: El "trono alto y sublime" símbolo de la soberanía de Dios que es Rey. El manto cuya orla llena el templo, símbolo del encubrimiento divino. Las alas de los serafines, puede significar humildad, santidad y diligencia en el servicio. Los umbrales de las puertas que se estremecen, simbolizan la presencia de Dios, etc.