Sociedad, Ciencia y Fe: La perspectiva de un físico
Héctor L. Mancini

Decir que en la actualidad hay crisis de fe y que el desarrollo científico y técnico influye en esa crisis no es cosa nueva. Si como afirma el Concilio Vaticano I, “razón y fe son dos fuentes de conocimiento de la Verdad, una revelada y la otra procedente de la observación”, no deberíamos encontrar oposición entre ellas. Sin embargo, en los hechos, la controversia existe. El Concilio Vaticano II insistió nuevamente sobre el tema con mucho énfasis, pues las circunstancias se agravaron
durante el siglo XX por conflictos con el positivismo y el materialismo. La difusión del marxismo convirtió la polémica en un importante fenómeno social, y sus consecuencias no han desaparecido con el retroceso del mismo. La polémica, que
hasta hace unas décadas para la gente de fe consistía en contestar la acusación de que la religión es “el opio de los pueblos “, ha desembocado con el saludable aumento de la tolerancia, en una indiferencia religiosa que encuentra su mejor
ámbito en la cultura urbana de las grandes ciudades.

17 páginas.

Vea:
Sociedad, ciencia y fe: la perspectiva de un físico