Buzón Católico
www.buzoncatolico.com

La homilía del domingo:
Domingo de Ramos en la Pasión del Señor — Ciclo B

09 de abril de 2006. Mc 11,1-10; 15, 1-39: "Llevaron a Jesús al Gólgota y lo crucificaron. Jesús dando un fuerte grito, expiró."

« Quinto domingo de Cuaresma / Domingo de la Pascua de la Resurrección del Señor »

Durante la Semana Santa, la Iglesia celebra los misterios de la salvación realizados por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por su entrada mesiánica en Jerusalén y terminando con su resurrección de entre los muertos.

¿Qué es la Semana Santa  para la gente de hoy?

Para muchos un tiempo de descanso y de diversión. Para otros un tiempo de parada del ajetreo cotidiano y para unos pocos es el tiempo de reflexión sobre Jesús y su obra, sobre su vida y su final, camino de la resurrección. Hoy la Semana Santa se vive en un contexto bien diferente a lo que era antaño, las expresiones de fe son hoy distintas, pero el contenido es el mismo.

La Iglesia nos propone al lado de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, la meditación de su Pasión. Curioso equilibrio que nos da pistas más que suficientes para los cristianos de nuestro tiempo. En realidad la vida de todos los cristianos se mueve siempre entre un Domingo de Ramos y una semana de pasión camino de la resurrección.

Los judíos esperaban un Mesías guerrero; en este día vemos como Jesús entra en Jerusalén como príncipe de la Paz. Si ellos esperaban un Mesías que utilizaría incluso la violencia si fuese necesario, se nos aparece como el Mesías de la Paz.

Estamos en Domingo de Ramos cuando entramos triunfalmente en la vida de los demás. Cuando somos alguien para los otros, cuando el Evangelio no nos resulta pesado de llevar ni inconvenientes sus exigencias. Es Domingo de Ramos cuando todos nos alaban y nos admiran, cuando nuestra vida está llena de un sentido espiritual que es capaz de transmitir algo a los que nos rodean. Pero pronto llega la semana de pasión.

La Pasión y muerte de Jesús nos quiere decir muchas cosas a nuestra vida de cristianos de este momento que nos ha tocado vivir.

La Pasión que nos cuenta san Marcos es la más antigua que existe ya que es anterior a la de los otros Evangelios sinópticos —san Mateos y san Lucas— escritos más tarde.

Comienza el relato con la conspiración para arrestar y matar a Jesús. Le sigue un momento de alegría con perfume derramado y a renglón seguido la traición de Judas, La cena del Señor se continúa con  la negación de Pedro desde donde se pasa a la oración en Getsemaní. De la oración pasamos al arresto y de allí al Sanedrín y a las negaciones de Pedro. Pilato y la sentencia de muerte de Jesús le llevan directamente a la crucifixión, a la muerte y a la sepultura. ¿Cuántas veces en nuestra vida sucede lo mismo? De la gloria pasamos a la soledad del dolor , de allí al juicio y del juicio a la propia muerte.

Ningún cristiano puede esperar que toda su vida sea una entrada triunfal en Jerusalén. Tenemos que asumir que también nosotros tenemos momentos de cruz, de muerte e incluso de sepultura. El Evangelio de hoy se detiene aquí, en la sepultura, que es como el interrogante máximo del ser humano. Una sepultura tapada encierra todo el misterio de la vida y de la muerte. De cara a la sepultura nos preguntamos qué sentido tiene la vida y la muerte. Jesús quiso recorrer ese mismo camino para explicarnos y hacernos ver el sentido de la vida y del proyecto que Dios tiene para con los seres humanos.

En tan pocos líneas se nos revela la vida de Jesús como la de un ser humano camino de su hora final pero llevada con una actitud de obediencia al Padre. Ser cristiano es también descubrir lo que Dios quiere para cada uno en cada momento y circunstancia.

Nos quedamos al pie del sepulcro meditando y contemplando el misterio de la muerte en la esperanza de la resurrección.

* * *

  1. ¿Es para ti la muerte un paso a la resurrección?
  2. ¿Cuáles son los momentos de "domingo de ramos" en la vida de un cristiano?
  3. ¿Qué nos quiere decir que "Jesús nos salva" cuando Él pasó previamente por la muerte?
  4. ¿Cómo entiendes la muerte de los inocentes: los niños, los débiles, los que no pueden defenderse?
  5. ¿Qué elementos de la pasión de Jesús consideras necesarios para tu vida de cristiano?¿Qué aspectos faltan o sobran en tu pasión de hoy?

©2003 Mario Santana Bueno.

« Quinto domingo de Cuaresma / Domingo de la Pascua de la Resurrección del Señor »