Buzón Católico
www.buzoncatolico.com

La homilía del domingo:
Domingo 16 del tiempo ordinario — Ciclo B

23 de julio de 2006. Mc. 6,30-34: "Andaban como ovejas sin pastor"

 « Domingo 15 del Tiempo OrdinarioDomingo 17 del tiempo ordinario »

Evangelio

Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo quye habían hecho y enseñado. Jesús les dijo: Venid, vosotros solos, a descansar un poco a un lugar apartado. Porque iba y venía tanta gente, que ellos ni siquiera tenían tiempo para comer.

Así que Jesús y sus apóstoles se fueron en una barca a n lugar apartado. Pero muchos los vieron ir, y los reconocieron; entonces, de todoslos pueblos corrierin allá y se les adelantaron. Al bajar Jesúsde la barca, vio la multitud, y sintió compasión de ellos porque estaban como ovejas que no tienen pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Homilía

Un día pregunté a los niños durante la misa sobre cuántos de ellos querían ser sacerdotes. Ninguno levantó la mano. Ante tal extraña reacción les interrogué sobre el porqué del rechazo. Su respuesta fue más que contundente: "Porque se trabaja mucho..." Hasta hace unos años muchas personas tenían la idea que el cura "trabajaba poco..."

La respuesta de los niños me ha dado que pensar. Siempre he creído en el testimonio del trabajo por los otros, pero tanto trabajo se puede convertir en un antitestimonio. Me estoy empezando a convertir a la "pastoral del descanso personal"...

En el Evangelio de hoy Jesús invita a los suyos a descansar y todo lo que ello significa.

Muchas veces estamos tan inmersos en la pastoral que nos encontramos como obsesionados por la tarea. El Evangelio liberador se convierte en un freno de nuestro desarrollo espiritual y humano.

Nos han enseñado a darnos que después nos quedamos con algo de mala conciencia si no estamos todo el día dándonos. Convertimos nuestra tarea evangelizadora en un servicio de urgencia de veinticuatro horas...

Es verdad que seguir al Señor supone ir a su paso, a su ritmo. Siempre sus zancadas serán mayores que las nuestras. Es muy probable que en este caminar en la tierra nunca lleguemos a estar a su misma altura. Jesús es quien nos invita a descansar. Tengo el convencimiento personal que Jesús va al ritmo que cada uno puede andar...

Cuando la labor apostólica se convierte en obsesión deja de ser el mensaje fresco y espontáneo de la alegría de Dios para convertirse en el pesado fardo del compromiso que hay que desarrollar. ¡Cuántas veces hemos visto agentes de pastoral obsesionados fanáticamente por la pastoral, convirtiendo el Mensaje en una ideología más!

¿Cuándo está viviendo una persona el Evangelio de una manera completa? Cuando el descansar no sea para esa persona una aparente ofensa a Dios ni a los demás.

Renovar fuerzas y retomar fuerzas es un capítulo más del Evangelio. Quien se deja cansar por la predicación del Evangelio terminará por rechazarlo.

" Estaban como ovejas que no tienen pastor". Me gusta esta traducción. La gente aparece como ovejas que no están siendo conducidas por caminos certeros. ¿Se han dado ustedes cuenta de la cantidad de líderes caducos que nos ofrece la sociedad? En todo los campos sociales: deportes, política, etc. se dan esos "santos de la laicididad".

Mientras muchas personas critican la devoción de los santos por parte de los católicos, la sociedad no deja de producir "santos del mundo laico". Pero parece que la gente sigue sin horizontes, sin caminos claros.

Una oveja sin pastor no puede encontrar el camino, ni pastos, ni agua; tampoco tiene defensa frente a los peligros que le acechan. Esta es la realidad permanente del ser humano alejado de Dios.

Es fácil comprobar el vacío existencial de muchas personas. En forma de desganas de vivir, ansiedad, depresiones, aparecen una y otra vez el tema de las ovejas sin pastor.

Jesús siente compasión por esas personas.

El Señor se nos ofrece como el pastor de nuestras vidas. El pastor no hace el camino por nosotros, lo que hace es caminar con nosotros. De ahí nuestros cansancios y agobios, pero también nuestros lugares de sosiego.

El pastor es quien es distinto pero haciendo suya la realidad de su rebaño. Es un guía en el mar de las confusiones.

Hay cristianos que no han ido a la hondura de la fe y por eso la fe no les llena ni les da motivos para ser felices. También existen los cristianos tan implicados en el mundo que dejan de oír la llamada del pastor. En el fondo el seguimiento de Jesús es siempre un tema de fe, madurez humana y equilibrio personal. Estos tres elementos son los que faltan en la vida de muchas personas, de ahí la compasión de Jesús. El Señor lo que nos puede decir a través de esa comparación es hacernos ver cómo hay personas que no se dejan guiar por su pastoreo. El precio que tienen que pagar esas personas es el vacío y la soledad en sus vidas.

Descanso y orientación. Dos elementos esenciales en el seguimiento de Cristo. Descansar en Él y dejarse guiar por Él.

El agente de pastoral necesita para que verdaderamente su misión sea eficaz, de tranquilidad, soledad y meditación. Sólo desde ahí podrá salir a la vida a guiar a otros hasta Jesús y dejarse guiar por Él.

* * *

  1. ¿Te das tiempo suficiente para el descanso y el relax?
  2. ¿Consideras que el descanso no es cristiano? ¿Por qué?
  3. La gente que te rodea ¿son ovejas sin pastor?
  4. ¿Qué hacer para anunciar al Buen Pastor?
  5. ¿A qué tipo de descanso estamos llamados los cristianos?

©2003 Mario Santana Bueno.

« Domingo 15 del Tiempo OrdinarioDomingo 17 del tiempo ordinario »

Ir al inicio de la página