Buzón Católico
www.buzoncatolico.com

La homilía del domingo:
Vigésimo sexto Domingo del Tiempo Ordinario — Ciclo C

30 de septiembre de 2007. Lc 16, 19-31: "Recibiste bienes y Lázaro males: ahora él encuentra consuelo, mientras que tú padeces."

 « Vigésimo quinto domingo del Tiempo OrdinarioVigésimo séptimo domingo del Tiempo Ordinario »

Evangelio

Dijo Jesús a sus discípulos: Había una vez un hombre rico, que vestía ropas espléndidas y todos los días celebraba brillantes fiestas. Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual, lleno de llagas, se sentaba en el suelo a la puerta del rico. Este mendigo deseaba llenar su estómago de lo que caía de la mesa del rico; y los perros se acercaban a lamerle las llagas. Un día el mendigo murió, y los ángeles le llevaron junto a Abraham, al paraíso. Y el rico también murió, y lo enterraron.

El rico, padeciendo en el lugar de los muertos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro con él. Entonces gritó: “¡Padre Abraham, ten compasión de mí! Envía a Lázaro, a que moje la punta de su dedo en agua y venga a refrescar mi lengua, porque estoy sufriendo mucho entre estas llamas.” Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que a ti te fue muy bien en la vida, y que a Lázaro le fue muy mal. Ahora él recibe consuelo aquí, mientras que tú has de sufrir. Pero, además, hay un gran abismo abierto entre nosotros y vosotros; de modo que quienes de aquí quieren pasar ahí, no pueden, ni los de ahí tampoco pueden pasar aquí.”

El rico dijo: “Te suplico entonces, padre Abraham, que envíes a Lázaro a casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos. Que les hable, para que no vengan también ellos a este lugar de tormento.” Abraham respondió: “Ellos ya tienen lo que escribieron Moisés y los profetas: ¡que les hagan caso!” El rico contestó: “No se lo harán, padre Abraham. En cambio, si un muerto se les presenta, se convertirán a Dios.” Pero Abraham le dijo: “Si no quieren hacer caso a Moisés y a los profetas, tampoco creerán aunque algún muerto resucite.”

Homilía

Nuestra vida terrena está llena de divisiones de todo tipo. Los seres humanos hemos dividido el planeta que Dios nos ha dado. Hemos creado fronteras, levantado muros, colocado banderas... todo ello para ser y sentirnos diferentes. Esta división es la que crea conflictos entre nuestros adentros y en nuestra relación diaria con el mundo. Dios nos ha dado un solo mundo para una única humanidad; nosotros en nombre de la diversidad, de la justicia o de lo que sea, nos hemos encargado una y otra vez de marcar las diferencias. Los primeros cristianos y los Santos Padres encararon este tema y nos dejaron vidas ejemplares y páginas magníficas sobre el derecho de los pobres y la justicia que emana del Evangelio.

En la relaciones humanas hemos hecho lo mismo. Nos hemos inventado las castas y los escalafones sociales para dejar bien claro que no somos iguales; que "yo valgo más que tú..."

¿Qué nos dice Jesús sobre estas artificiales diferencias? ¿Qué nos propone para recomponer la unidad que a lo largo de los siglos hemos fragmentado?

El Evangelio nos trae una parábola donde se destaca una de estas diferencias sociales. Nos habla de un pobre y de un rico, ambos en esta vida y en la otra.

Los judíos pensaban que la prosperidad material era una señal más que evidente de la bendición de Dios. Los pobres eran unos malditos. No tenían nada, ni siquiera —según ellos— ni la bendición de Dios.

El mensaje de Jesús se predica especialmente a los pobres y en ellos tiene su profunda resonancia. No es que se descarte a los ricos del camino de la salvación ya que Jesús no les censura su riqueza sino la falta de compasión hacia los pobres. La falta de compasión sea en un rico o en un pobre es muestra de un rechazo hacia el amor de Dios. La compasión es uno de los certeros caminos para llegar a la salvación.

Lázaro aparece como un hombre mísero en todos los aspectos de su vida: no tenía salud, ni comida, ni casa, ni amigos, ni abrigo alguno. Sólo tenía la esperanza de que algo sobrante saciara su indigencia. En nuestras sociedades hay muchas personas que viven esta misma realidad. La pobreza se ha cebado con ellos. El drama de la pobreza no es solamente las necesidades de todo tipo sino que en el pobre incluso se llega al extremo de la indigencia, cuando se da cuenta de que por sí mismo no sabe salir de su pobreza. No hay mayor pobreza que no saber salir de ella.

El Evangelio es una invitación a salir de la pobreza en todas las formas que aplastan al ser humano. No vale aquello de "tú sufre en esta vida que en la otra serás feliz..." Mas bien nos tenemos que mover en "...porque tuve hambre y me diste de comer..."

Para los cristianos el tema de los pobres es central. Sentirse pobre es reconocer que Dios tiene en nuestra vida la totalidad de nuestra salvación. No confío en lo que he podido acumular, no me fío de lo que he podido aprender. Todo es para ponerlo al servicio de los más menesterosos para llegar juntos a unas sociedades más justas y humanas. Los seres humanos de todas las épocas siempre hemos tenido un déficit de humanidad, de ahí que el Evangelio nunca pierda actualidad.

Otro asunto no menos importante es la actitud que tenemos los cristianos para con los más pobres. Veamos algunos tipos de cristianos y cómo se sitúan ante este tema:

Jesús no condena la riqueza en sí sino el uso que se hace de ella; condena el egoísmo que nos impide llegar a caminos de solidaridad. Zaqueo el rico se salva en su encuentro con Jesús y devuelve a los pobres con creces lo que de ellos tomó.

Quien está muy apegado a las riquezas (dinero, prestigio, seguridades de tipo intelectual, poder, el creerse que se tiene el monopolio del Evangelio...) no puede percibir el camino del Reino de Dios. Los pobres, los que son capaces de desprenderse de sus distintas riquezas y ponerlas al servicio de los demás, son los que están más disponibles a aceptar y vivir la fe.

* * *

  1. ¿Cómo te sitúas ante los pobres y débiles de la sociedad? ¿Qué haces por ellos?
  2. ¿Qué labor de promoción humana, social y espiritual haces en tu parroquia, comunidad o movimiento?
  3. ¿Cómo podemos colaborar los cristianos en luchar contra las desigualdades sociales?
  4. ¿Qué aspectos tienes que mejorar en tu vida para lograr una sociedad más justa?
  5. ¿Qué es para ti la solidaridad? ¿Qué es para ti la justicia?

©2004 Mario Santana Bueno.

« Vigésimo quinto domingo del Tiempo Ordinario / Vigésimo séptimo domingo del Tiempo Ordinario »

Ir al inicio de la página