La hermana Elena nos dejó esta mañana. Su simple presencia era un sol cálido para el corazón.

Consagró su vida a cuidar de los demás.

Con emoción le reconocemos el amor que nos ha transmitido.

A Dios, querida hermana Elena.

Una energía, una voluntad, una voz fuera de lo común.

Una mirada pícara y una mímica que sólo tenía ella.

Mira hermana Elena:!

¡Cuántas generaciones se han aprovechado de tus talentos de diseñadora, contable y música !

Nadie duda que muchos residentes en el cielo la han visto ya con el diapasón y cantando:

"canta y ríe,

canta y ríe,

canta y ríe,

canta y ríe !"

Elena querida, has sido la Nueva Evangelización


La nueva evangelización es responder plenamente a la llamada de Dios, viviendo más que nunca los tres votos que la Iglesia pide a los consagrados(as):• Saber obedecer al que es él mismo el servidor de uno más grande que él • Saber vivir lo más pobremente posible en un mundo en el que el poder y el dinero son las únicas referencias • En un mundo en el que nada es gratuito, vivir el don total de sí, por nada, por amor, a fondo perdido.

Felipe Santos, SDB
2009