Jesús nos llama a seguirle, pero a lo largo de la historia del cristianismo este seguimiento ha ido tomando distintas formas. Como todo acto humano, el seguimiento de Jesús se ha ido transformando porque tanto la sociedad como las personas hemos ido cambiando .

La vida cristiana es seguir a Jesús en los distintos momentos de su existencia, esta tarea nos llevará a revisar, cambiar y vivir desde otras claves totalmente nuevas.

Veamos cómo se ha ido expresando el seguimiento de Jesús a lo largo de la historia en estos dos mil años:
1.- Época de las persecuciones:
En la primera época de la Iglesia, las persecuciones formaban parte de su vida cotidiana, de aquí que para aquellos nuevos cristianos, seguir a Jesús era morir por Él, no negarle, saber que en medio del dolor y el sufrimiento estaba el Señor presente. Seguir a Jesús en aquella época era imitarle y morir por Él.

2.- Desde Constantino (año 313) hasta la Edad Media:
En esta época, la Iglesia ya se ha institucionalizado, empieza a tener una organización estructurada y jerárquica. Seguir a Jesús es imitarle en pobreza, castidad y obediencia y todo ello no en cualquier lugar sino huyendo del mundo, en los monasterios. Seguir a Jesús de una manera verdadera en esta época, era imitarle en la vida de los monasterios viviendo en pobreza, castidad y obediencia. Vivir así constituía un estado especial en la Iglesia. El modelo del perfecto seguidor de Jesús era el monje. Ser monje era para ellos el mejor modo de imitar a Jesús.

3.- Movimientos de pobreza en la Edad Media:
Con el paso de los años surgieron cristianos que entendían el seguimiento con aspectos más precisos, más concretos. En esta época, seguir a Jesús significaba que había que desposeerse totalmente de lo mundano, pero no aislado en un monasterio sino en pleno mundo, en la sociedad donde vivían normalmente. Muchos cristianos comenzaron a imitar a Jesús andando de un lugar para otro, sin tener vivienda propia ni posesiones e intentando acercar el evangelio de palabra y de obra, especialmente a los pobres y desheredados. Vivir en absoluta pobreza en todos los sentidos, era en esta época el ideal del seguimiento de Jesús.

4.- Finales de la Edad Media y Barroco: Mística, Devotio Moderna, Ignacio de Loyola (Jesuítas).
Se da un giro importante: Se pasa del cambio de actitudes exteriores al mundo interior del cristiano. El ideal será imitar interiormente la vida y muerte de Jesús y llevarlas a cabo de una manera espiritual, hasta la muerte mística del alma (lograr un nuevo nacimiento desde Dios), y de cara a la acción, ser las personas como instrumentos en manos de Dios. Dios es el que actúa en el mundo a través de nosotros… Nuestro seguimiento sería el dejar que Dios sea quien haga en nosotros, no poniéndole ningún obstáculo. Ante Dios tenemos que ser obedientes totalmente, vivir sólo para Él y dejar que Él sea el que dirija nuestra vida y nuestras acciones. Imitar interiormente la vida y muerte de Jesús, y morir para el mundo para ser un instrumento en sus manos, es el ideal del seguimiento de Jesús en ésta época.

5.- Edad Moderna. Ilustración.
Se produce otro cambio de importancia. Ya hemos visto el recorrido de los siglos anteriores. En ésta época, la vida y enseñanzas de Jesús se entiende como un modelo ético de amor al prójimo y de la solicitud con los pobres y enfermos especialmente. Se pone el acento en la dimensión ética del seguimiento de Jesús. Servir como sirvió Jesús a los pobres y enfermos es un ideal de seguimiento.

6.- Época Actual. Teología Política. Teología de la Liberación.
Imitación éticosocial de Jesús: compromiso en favor de la dignidad humana y de los derechos de quienes carecen de privilegios. Resistencia no violenta al mundo injusto en el que vivimos.

Preguntas:

1. ¿Es normal que haya tantos caminos de seguimiento de Jesús?
2. ¿Qué tienen que tener en común todas esas formas de seguimiento de Jesús?
3. ¿Cómo entiendes tú que debe ser el seguimiento de Jesús? ¿Cómo lo sigues tú?
4. ¿Crees que el trabajo pastoral en tu parroquia, comunidad, grupo, movimiento, fomenta el seguimiento de Jesús? ¿Por qué?
5. ¿Qué elementos son imprescindibles para seguir a Jesús?
6. ¿Cómo podemos hacer una pastoral eficaz desde lo que Jesús nos mandó?

Mario Santana Bueno.